• valemolinarodrigue

LA NUEVA ISLA FRANCESA DE YANN YVIN

¡Bonjour! Sin duda, la gastronomía francesa es una de las más reconocidas a nivel mundial. Raclette, foie gras, ratatouille, por nombrar algunos, son algunos de los platos más famosos del país europeo, los que tu paladar agradecerá sobre todo si lo acompañas de un buen vino francés. Pero, ¿dónde disfrutar de estas delicias culinarias? Recientemente el reconocido chef francés Yann Ivin inauguró en el casino Monticello el restaurante Brasserie. Esta nueva propuesta busca ofrecer un destino gourmet, con la delicia de platos típicos franceses, música y el estilo que caracterizan al país galo.

La variada carta de entradas, fondos, postres y vinos no dejará indiferente a nadie. Esa es su promesa. Entre lo más destacado se encuentra la sopa de cebolla gratinada con queso gruyere, el escargots de bourgogne y el apetecido crème brûlée. En Voix conversamos con Yann Yvin para conocer más a fondo de este proyecto culinario, que busca llevar al público a disfrutar de un viaje lleno de sabor.



¿Por qué elegiste el casino Monticello para instalar tu restaurante Brasserie?

Quería ofrecer un estilo mío fuera de Santiago, ya que todo pasa ahí. Yo tengo la suerte de viajar mucho en regiones y cuando hablo con la gente siempre me dicen: “Nadie nos viene a visitar, todo funciona en Santiago, nos gustaría tener un poco de lo que pasa allá en nuestras regiones”. La mezcla que tiene el Monticello, que se hace cargo de la parte administrativa, es muy agradable, porque yo puedo venir solamente a dedicarme a lo mío, que es cocinar. Yo soy chef de cocina, soy cocinero y no hay mejor alianza que la que te permite hacer lo tuyo.


¿En qué te inspiraste para crear la carta de Brasserie?

Me basé en lo que hacía en la escuela hotelera. Empecé a desarrollar la carta con los platos básicos, que a mí mismo me enseñaron cuando yo era estudiante. Me obligué a quedarme en esa línea, porque no hay peor lugar que el que ofrece mil cosas distintas: un poco de Italia, otro de Francia y por último de Chile. Al final es un abanico que abarca todo y nada a la vez, entonces me concentré para no salir justamente de un lugar francés. Si ofrezco Francia deber ser de Francia de la A a la Z.


¿Cuál es la diferencia de este restaurante con otros de comida francesa que hay en Chile?

Siempre explico que una buena cocina francesa debe tener ingredientes que vienen de Francia. Mi carta está desarrollada sobre productos que puedo encontrar en Chile, pero que provienen de Francia. Si quiero un queso gruyere, un camembert o un brie, tienen que venir de allá. Pero vamos a ayudar con la economía local y utilizar vinos de la zona de O’Higgins, del valle Cachapoal y el valle de Requínoa. Eso es muy importante dentro de un restaurante, trabajar con productores que estén cerca, para limitar un poco la huella de carbono.


¿Cómo abarcas este nuevo emprendimiento en medio de una pandemia?

Muchas veces digo que el ser humano es muy bueno para encontrar excusas, para no hacer las cosas. Siempre nos escondemos atrás de un miedo, de un miedo a emprender y a superarse, porque nunca es buen momento. Hoy día es la pandemia, antes era el estallido social, antes la crisis asiática… Entonces tengo la filosofía de decir que no hay buenos o malos momentos, solo depende de uno. Claro que la pandemia ha golpeado, pero es el momento de reactivar la economía ocal, proponer empleos, la vida debe retomar su camino, su normalidad y tenemos que ayudar a los emprendedores a que funcione.


Mencionaste en una entrevista (De tú a tú con Martín Cárcamo) que Chile está lleno de mini paraísos, que hay que mucho que ofrecer en el país en el ámbito de paisajes y espacios. ¿Crees que Brasserie será un mini paraíso en el aspecto culinario?

Chile tiene mucho que ofrecer, también trabajo para Sernatur y ayudo a reactivar el turismo en diferentes zonas. Quiero brindar una mini isla francesa, en donde apenas entras, puedas sentirte en otro lugar, para romper un poco lo que existe dentro de Monticello, para ayudar a encontrar un espacio de tranquilidad después de todas las luces y la música que existe en un casino. Brasserie es justamente para restaurarte y podrás regresar a jugar con más energía. Pero sí, es un restaurante que ofrece un sello muy francés y queremos que sea un mini paraíso… La palabra es un poco grande, mejor una isla francesa, eso sí.