• Katiuska Kovacić

¿SEXO = INFECCIÓN URINARIA? NOT TODAY!

El día no podía haber ido mejor: sol radiante, lunch entretenido con mis amigas y una buena nota en un examen para el que había estudiado mucho. Pero en la última clase todo se derrumbó. Sí, TODO. De la nada me vino un dolor horrible, una presión insoportable en la vejiga que me hacía sentir que en cualquier momento iba a explotar. No necesitaba de un experto para saber lo que tenía: infección urinaria. Las pequeñas manchas de sangre cuando fui al baño me lo corroboraron.


El médico me recetó paracetamol y antibióticos, que si bien cumplen su función, lo más efectivo fue el consejo "personal" del doctor: limpieza y orina post sex. ¿A quién no le ha pasado? Aquí les dejo algunos tips muy útiles para quienes compartan mi historia, pues no solo es muy doloroso, sino que también el miedo puede bloquear tu vida sexual (#moodkiller).


¿Cuál es la relación entre el sexo y la infección urinaria?

Existe mucho intercambio de bacterias en el acto, por lo que lavarte antes es incluso más efectivo que hacerlo después. Pídele a tu pareja que también se preocupe de mantener una buena higiene íntima y que se lave las manos constantemente. Otra recomendación es hacer pipí inmediatamente después de la relación sexual, ya que previene infecciones del tracto urinario.


¿Sabías que las personas que sufren de estreñimiento son más propensas a sufrir infecciones urinarias?

Esto se debe a que se genera mayor acumulación de bacterias. Una buena opción es cambiar tu dieta, consume productos altos en fibra, como verduras y frutas (ciruela for the win) o que por lo menos no sean astringentes, por ejemplo, las carnes rojas.


¿Infección urinaria o cistitis?

No son lo mismo. La cistitis es el dolor que te hace ir al baño a cada segundo, un síntoma. La infección es la condición, la que se sana con antibióticos. Cuando la cistitis dura más de 72 horas debes dirigirte al doctor y hacerte un test de orina, además tomar mucho líquido y practicar la abstinencia hasta que te recuperes (sucks, we know).


¿El cranberry parece no funcionar?

Estas pastillitas tan populares no son mágicas. Para sacarles total provecho la regla número uno es consumir mucha agua, para así botar lo máximo de bacterias posible y reducirle la carga al cranberry. Lo ideal son mínimo dos litros de agua diariamente, no solo cuando tienes síntomas. Te aconsejamos llevar una botella reutilizable siempre contigo.


¿Conoces tu anatomía?

Los tamaños de nuestros órganos varían de persona a persona. La gente con una vejiga más grande tiende a juntar más líquido, lo que crea un ambiente ideal para la reproducción de las bacterias infectantes. Si es tu caso asegúrate de ir al baño no solo cuando las ganas te estén matando, genera un hábito de ir cada cierto tiempo.


De todas formas, ante alguna molestia no dejes de acudir a tu doctor y usa estos consejos solo como algo complementario. Cuida tu salud (and enjoy!) <3.




hola@voix.cl

Cerro Colorado 5030 - oficina 510

Las Condes - Santiago de Chile.

  • Instagram
  • Spotify
  • SoundCloud